El libro que viene

libro

Cómo la inteligencia artificial, el big data y la realidad virtual cambiarán el ecosistema libro en los próximos diez años por Javier Celaya.

En un mundo de coches y trenes sin conductores, aspiradoras y neveras inteligentes, sensores que rastrean el sueño y el ejercicio, ¿podemos suponer que el libro seguirá siendo igual? La eclosión de la inteligencia artificial o el big data auguran una transformación radical de la forma en que consumimos todo tipo de contenidos culturales. En este momento de cambios e incertidumbres, hacemos un ejercicio de prospectiva y nos aventuramos a predecir el futuro del libro.

Hablar de inteligencia artificial no es nada nuevo, es un concepto que lleva analizándose hace más de cincuenta años. Sin embargo, en los últimos tiempos, el ilimitado acceso a datos masivos del comportamiento de las personas en tiempo real, más conocido como big data, y la aceleración de la capacidad de computación han generado una explosión de posibles usos de la inteligencia artificial, haciendo que pase de ser un mero concepto científico a una realidad social que ya está transformando el acceso y consumo de todo tipo de contenidos culturales.

Al igual que ocurrió con la electricidad a finales del siglo XIX, la inteligencia artificial transformará la mayoría de las actividades económicas, así como los modelos de negocio de las empresas de todos los sectores, al convertirse en una commodity transversal. Es decir, todos los sectores, incluidas las industrias culturales, utilizarán la IA como base de sus negocios. Casi todo lo que hacemos en pantallas, así como la mayor parte de las aplicaciones con las que interactuamos a través de nuestros móviles, recopilan todo tipo de datos que luego son reutilizados para darnos un mejor servicio personalizado: cookies para monitorizar la navegación web con el fin de calcular nuestro grado de interés en una determinada compra online; GPS que determinan nuestra ubicación exacta en un mapa para encontrar una tienda física o pedir un taxi; relojes con sensores que registran nuestros movimientos y hasta la temperatura del cuerpo… Ante esta nueva realidad, los profesionales de los sectores culturales y creativos deberían empezar a analizar cómo afectará la inteligencia artificial a sus actividades para determinar qué acciones deben tomar a corto y medio plazo, pues la transformación se hará mucho más rápidamente de lo que pensamos. Sin lugar a dudas, en los próximos años veremos cómo las tecnologías de recomendación basadas en inteligencia artificial y en el big data se convertirán en los principales prescriptores de contenidos culturales. Esto no quiere decir que los libreros, críticos literarios o de cine desaparezcan, sino que tendrán que aportar otro valor añadido a los consumidores de contenidos culturales.

Leer más >>>

Febrero 7, 2017

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *